Alfonso II rey de Aragón y conde de Barcelona

Ramiro II, el monje, rey de Aragón muere sin descendecia masculina y decide ceder el gobierno de Aragón a su yerno Ramón de Berenguer IV, conde de Barcelona, nombrándolo “principe de Aragón”. En verdad, le cede el gobierno pero no el titulo de rey de Aragón que sigue manteniendolo su mujer, e hija de Ramiro II, Petronila. 

¿Qué significa exactamente esto?

El derecho del reino de Aragón impedía ejercer el poder a la mujer pero no poseer la titularidad del reino ni la transmisión de este. Ramón Bereguer IV tampoco parecía muy interesado en la titularidad y si en el poder. Además no quería indisponerse con la iglesia. Por lo que siguiendo una peculiaridad del derecho consuetudinario del Alto Aragón se celebró un “casamiento en casa”. En este tipo de bodas, el marido se adscribe a la familia de la esposa, y es ella quien transmite la pertenencia al grupo familiar, junto con el patrimonio que hereda; el marido se somete formalmente a su suegro, y este, a cambio, le otorga la potestad sobre el solar familiar, pero reservándose su señorío tanto sobre los bienes del solar patrimonial como sobre los que aporta el marido.

¿Por qué se casa Petronila con Ramón Berenguer IV?

Años atras Ramiro II había mantenido un conflicto con Alfonso VII de León. Este reclamaba el reino de su padrastro, Alfonso I el Batallador. Ni aragoneses ni navarros lo aceptan. Los primeros nombran a Ramiro II, hermano de Alfonso I, rey de Aragon; y los navarros a Garcia Ramirez.

Alfonso VII ocupa Zaragoza y encuentra apoyo en el rey navarro y en Ramon Berenguer, conde de Barcelona. Ambos muy interesados en el poder que les supondría poseer las tierras aragonesas. Esto enemista a Alfonso VII de León y a Ramiro II de Aragón.

El conflicto se soluciona cuando Ramiro II ofrece a su hija, concebida exclusivamente para este motivo, en casamiento al rey Sancho de Navarra. A cambio Alfonso VII devuelve Zaragoza al reino de Aragón. La boda no se llegó a celebrar y Ramiro II decide casar a su hija con el conde de Barcelona Ramón Berenguer. Eso si obligándole a acatar una serie de disposiciones. La más importante es que Ramón Berenguer tendría el poder pero nunca la titularidad de rey de la corona aragonesa.

Cuando muere el conde de Barcelona (1162) su mujer sigue manteniendo su titulo de reina de Aragón, además de ejercer como condesa de Barcelona hasta la mayoría de edad de su hijo Alfonso II.

El hijo de Petronila y Ramón de Berenguer ya ha alcanzado la edad suficiente para gobernar. Así que el 18 de junio de 1164 Petronila transfiere a su hijo Alfonso II sus derechos sobre el reino de Aragón. A partir de ese momento, el rey de Aragón sera a la vez conde de Barcelona y primer rey de la Corona de Aragón.

Anuncios
Publicado en Conocimiento del Medio | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ejecicios matemáticas 1º, 2º y 3º ESO y sus soluciones.

EJERCICIOS DE REPASO. MATEMÁTICAS DE 1º A 3º DE LA ESO

Soluciones:

EJERCICIOS DE REPASO. MATEMÁTICAS DE 1º A 3º DE LA ESO. SOLUCIONES.

Publicado en Matemáticas, Secundaria | Etiquetado , , | Deja un comentario

Repaso matemáticas 1º ESO

FICHAS DE REPASO 1º DE ESO. MATEMÁTICAS.

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , , | Deja un comentario

Domingo Badía o Alí Bey El Abbassi

Domingo Francisco Jorge Badía y Leblich, nació en Barcelona el 1 de abril de 1767 y murió en Damasco en 1822. Su padre era aragonés (¡Toma ya!) y su madre belga (nadie es perfecto). Para muchos es uno de los personajes más fascinantes de la historia de España.

Nada mas nacer fue bautizado ese mismo día en la Catedral de Santa Eulalia de Barcelona. Desde joven se mostró como un estudiante precoz. Estudió Matemáticas, Filosofía, Astronomía, Geografía, Física, Historia Natural, Cartografía, Música, Dibujo, Teatro y Humanidades. Dominaba el árabe, el latín, el francés, el italiano y el inglés.

Cuando tenía 11 años trasladan a su padre a Cuevas de Almanzora (Almería) para ocupar el puesto de Contador de Guerra y posteriormente de Tesorero del Partido Judicial en Vera (Almería). En eso momentos empieza su interes por la cultura arabe.

A los 19 años obtuvo su primera ocupación al ser nombrado Administrador de Utensilios para luego suceder a su padre como Contador de Guerra bajo el gobierno del rey Carlos III. Todo parecía encaminado a que Domingo tuviera una vida dedicada a la burocracia del Estado. Pero es trasladado a Córdoba y allí ampíia sus estudios de árabe; además de arruinarse por culpa de unas inversiones en aerostatos (globos aerostáticos).

El 10 de abril de 1801, presentó ante Pedro Cevallos Guerra, Secretario de Estado y del rey Carlos IV, un proyecto para realizar una expedición científica a África. En aquel momento toda Europa andaba interesada en el potencial de África. Domingo se gana la confianza de Manuel Godoy y Álvarez, valido del rey, y este aprueba el proyecto (1801). Badía pensaba que conociendo el árabe y las costumbres locales y adoptando los ropajes nativos podría triunfar en esta expedición; al contrario que todos sus antecesores.

El 12 de mayo de 1802, Domingo partió en compañía del botánico e instructor de árabe, Simón de Rojas Clemente, primero a París y luego a Londres. Allí se entrevistó con científicos y viajeros ingleses. Mantuvo múltiples charlas, adquirió material para su empresa, e incluso se dejó barba y fue circuncidado con la idea de conseguir convencer a quien lo necesitará que era un verdadero musulmán.

Pero algo cambió en los planes de gobierno de Manuel Godoy cuando apenas llegado a Cádiz, su compañero Rojas Clemente era obligado a abandonar la empresa (y silenciado con una importante suma de dinero), Badía era nombrado Brigadier de los Ejércitos Reales y aquélla expedición pasó de ser científica a serlo política, y de conducirle al África central a dirigirle exclusivamente a Marruecos.

El proyecto había perdido su carácter científico para pasar a ser una misión política: Godoy pensaba aprovechar la inestable situación del reino de Marruecos para poner el país bajo control español.

En junio de 1803 Domingo Badía inicia su aventura y se dirige a Tánger. Allí cambia su nombre por Ali Bey el Abasí y se hace pasar por principe abasí descendiente del profeta. Esta nueva identidad le abre numerosas puertas en Marruecos. Recorre el país y llega a entablar amistad con el sultán Mulay Solimán Ben Mohamed. Su erudición impresiona al sultán y a los nobles y estos lo llegan a considerar un amigo. En cierta ocasión, tras predecir un eclipse gracias a sus conocimientos astronómicos, la multitud se agolpa ante su casa para pedirle protección. Incluso hay quienes le consideran un santo, debiendo repartir trozos de su vestimenta como si se tratara de reliquias. Un día el Sultán le regala dos mujeres para que compartan lecho con él. Alí Bey no rechazó el presente, pero le dice al sultán que no yacerá con ninguna de ellas hasta que no visite la Meca. Esto hará que hasta el propio sultán lo vea como un hombre santo.

En verdad Ali Bey pretendía organizar una sublevación contra el propio sultán y derrocarlo, pero es descubierto. Así que el sultán lo expulsa de Marruecos y Ali se ve obligado a embarcar con rumbo a Alejandría. En Alejandría permaneció varios meses hasta que viajó rumbo al Cairo. En ambas ciudades siguió manteniendo su identidad de príncipe abasí, lo que le abrió numerosas puertas, y le hizo conseguir infinidad de antigüedades.

De allí continuo viaje a la Meca donde, con su identidad falsa consiguió acceder a lugares donde nunca había estado un cristiano (besa la piedra negra de la Kahba). Tras permanecer dos meses, continúa su viaje por Damasco, El Cairo, Constantinopla y Tierra Santa. Ese viaje, así como sus impresiones los relatará en su libro: “Los viajes de Alí Bey”, escrito en árabe.

Ya de vuelta en Europa, en Viena, comienza a redactar una memoria sobre la situación de los cristianos en Tierra Santa, lo que le llevará a ser nombrado Caballero de la Orden del Santo Sepulcro. Ya residiendo en Bayona (Francia) se produce la invasión francesa de España y la abdicación de Carlos IV. Badía era un afrancesado y decide exponer sus proyectos a Napoleón. De esta manera se puso al servicio de Jose I con quien consigue puestos importantes en su administración. Al cabo de un tiempo se metió en un turbio asunto como Prefecto de Cordoba y fue destituido. Tras este acontecimiento decidió huir a París. Cuando Fernando VII sube al trono, Badía le solicita varias veces el perdón pero no recibe respuesta.

Años más tarde, fue un protegido por el rey Luís XVIII, y nombrado Mariscal de Campo. Entonces se le propuso realizar dos viajes, como “el peregrino Alí Abu Otman”; uno con destino a La Meca y otro a Senegal. Durante ese segundo viaje muere. Su muerte no esta clara. Una versión habla de que murió envenenado cerca de Damasco a manos de unos enviados ingleses, la Corona británica temía la creciente influencia francesa sobre el Próximo Oriente. Otros dicen, que falleció de disentería.

Si queréis saber más: http://infokrisis.blogia.com/2009/021304-ali-bey-aventurero-y-descendiente-del-profeta.php

Publicado en Secundaria | Etiquetado

Generador de crucigramas de números

Resultado de imagen de cross number puzzle worksheet

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

Operaciones Laberintos

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , | Deja un comentario

Pasapalabra: el descubrimiento de América

Imagen | Publicado el por | Etiquetado , | Deja un comentario