Un dia en la escuela de la Roma Imperial

Es la secunda vigilia (8 de la mañana) del calendas Martius (primer día de marzo). Nuestro famulus (siervo) griego, Halis, me acaba de llamar para levantar… ¡Qué horror hoy empiezan las clases!

El fuego de la coquina (cocina) está encendido y la casa parece caldeada, pero a mi no me apetece levantarme para ir a la schola (escuela). Así que no le hago caso y me vuelvo a tapar.Pvpa (muñeca romana)

Enseguida ha venido mi mater (madre) para reñirme y de paso reñir también a Halis, que dice que yo no le hago caso. Mi madre le ha pedido que sea más firme conmigo. ¡Imposible! Halis es un “trozo de pan”, hago con él lo que quiero. Con todo este alboroto se ha despertado mi soror (hermana) pequeña y mi mater me ha dado un coscorrón. Entonces, Julia, mi soror, ha cogido su pupa (muñeca) y se ha vuelto a dormir. Pero yo me he quedado con la “colleja”.

Hasta hace dos meses, el propio Halis era mi pædagogus (esclavo que ejercia de maestro en casa). Mi pater (padre) lo compró en el mercado para que nos diera clase y ayudara en la casa. Según parece, Halis ya era magister (maestro) en una schola (escuela) de su país. Pero ahora se me ha acabado el “chollo”.

Como sigo sin levantarme, mi madre me ha reñido y me ha contado la suerte que tengo de poder ir a la pergulae (habitación donde se impartía educación primaria -7 a 11 años ) de Tiofanes de Mileto y de que allí tenga clase con un magister ludi (maestro de lectura), un litterator (maestro de escritura) y un calculator (maestro de cálculo). Yo no veo la suerte por ningun lado.

Por lo que se ve, desde que conquistamos la Magna Grecia las cosas han cambiado mucho. Cuando mis padres eran jovenes, y vivían en el rus (finca rural = pueblo) , los chicos no iban a la escuela. Entonces los maestros eran las personas mayores de los pueblo y solo les enseñaban a respetar las mos maiorum (costumbres). Después era la mater la que se encargaba de enseñar a los puer (hijos) y a las puella (hijas). Así que mi padres nunca fueron a la escuela… ¡Qué gozada!

Por lo que me cuenta mi mater la culpa de que yo tenga que ir al pergulae es de los antepasados de mi siervo Halis… (¡Esta me la paga!) Según parece esos griegos eran listísimos; y para serlo más habían construido escuelas y academias, y así poder seguir estudiando de mayores. Así que cuando los romanos les aplastamos (281-272 a.C. victoria en la Guerras Pirricas y dominio sobre la Magna Grecia) nos dimos cuenta que eramos unos burros.

¡Bueno, todos no! Los hijos de los optimates (familias patricias) y los hijos de los nobilitas (grandes comerciantes de origen plebeyo) sí iban a la schola; así que el resto de los padres dijeron si ellos iban, sus hijos no iban a ser menos. ¡Total! que al final hoy empiezo la escuela

Mi mater me ha preparado un desayuno potente: leche, pomum (fruta), pan, queso, mel (miel) y dátiles, por que tengo que estar en la schola durante seis horas… ¡Bueno! para la cibus (comida) tengo un descanso. Y así durante ocho días seguidos, el nundinae (noveno día) tendré descanso. Lo peor es que hasta aestas (verano) no tendré vacaciones. Estas empezarán el Kalendas Iulius (primer día de julio) y acaban en Idus October (15 de octubre ).

Al final me he vestido con la túnica y me he comido todo el desayuno. Mi mater me ha dado mi nueva tablilla de cera para escribir. Mi primo, que su padre está “forrado”, la va a llevar de Marfil; pero mi madre dice que es porque mi tio es un estúpido, y que para aprender no hace falta tanto. Cuando ya sepa escribir bien, como mi frater (hermano) Dalio, llevaré pergaminos, pluma y tinta.

Según mi  frater, lo peor de la schola es que cuando te equivocas o hablas, el litterator Numio Pompilio te da con la férula (correa). Me cuenta que a mi vecino Tulio, que es un chuleta, un día le dio cuatro correazos; y que al día siguiente no se podía sentar. A muchos esclavos también les pegan con la férula, pero en mi casa mi padre jamás la han usado.

Estoy asustadísimo, pero mi mater me ha dicho que no me preocupe, que yo ya sé leer y escribir, y que si me porto bien no tengo nada que temer. El imbecil de mi frater está haciendome la burla por detrás de mi mater imitandome como cuando lloro. ¡Es un idiota!

Mi frater no está tan asustado como yo porque como tiene 14 años (adulescens = adolescente). Su Grammaticus (profesor de secundaria) ya no les pega con la férula. Como ya saben leer, escribir y calcular perfectamente se dedican a estudiar poesía, gramática, geografía, historia, etc. 

Antes de irnos a la scholae mi mater le ha dado 200 denarios (moneda usada en el Imperio Romano) para que le pague el mes al grammticus. A mi me lo han dado en una bolsa de piel y no sé cuanto llevo.

Ahora me tengo que ir con mi famulus (siervo) a la schola. Cuando vuelva esta tarde os contaré que tal me ha ido. ¡Que Jupiter y Minerva me ayuden!

(… después de un día agotador)

¡Por fin en CASAAAAA! ¡Qué día! Creo que no había pasado tanto miedo en mi vida. Cuando llegamos a la schola nos esperaba nuestro litterator en la puerta. Ha pasado lista y conforme entrabamos le dabamos la bolsa con los denarios. Un chico se la ha dejado y ha tenido que volver a casa a buscarla. Dentro cada uno teniamos nuestra propia sella (silla) y el litterator se ha sentado en su cathedra (silla del maestro). Entonces nos ha preguntado quien sabia escribir y nos ha dividido en dos grupos. ¡Menos mal que yo sabía! por que al otro grupo les ha estado riñendo todo el día. A nosotros nos ha estado dictando un trozo de la lex duodecim tabularum (Ley de las doce Tablas que recoge el Derecho Romano) y ha dicho que nos la vamos a tener que aprender de memoria.

Lo mejor ha sido cuando hemos salido a la calle a jugar. Un chico que se llama Ionus se ha metido en una puerta para esconderse y ha resultado que eran unas latrinae (letrinas). La señora, que estaba dentro meando, ha salido como un rayo y ha empezado a perseguir a Ionus. Cuando le ha alcanzado le ha dado una “colleja” que ha sonado por toda la calle. Todos nos hemos quedado blancos. Luego no hemos podido dejar de reirnos al imaginarnos la cara de la señora cuando ha visto a Ionus. Ionus se ha puesto ha imitarla con la túnica y la stola (vestido) remangada haciendo que meaba. Ahí he creido que el que se meaba era yo. Lo demás del día ha sido un rollo, pero por lo menos he hecho nuevos amigos. ¡Ya tengo ganas de que sea mañana para ver a Ionus!

http://lingualatina-orberg.blogspot.com/2011/03/nuevos-juegos-point-and-click-para.html

Te atreves a adivinar los “cacharros” que llevo a la escuela… pero en latín. Pulsa en la imagen y adivina.

Si controlas el latín…

EDUCATIONE_2.png

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conocimiento del Medio y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s