Provocar lluvia con el fenomeno “isla de calor”.

Siguiendo esta linea de trabajo la Universidades de la Laguna (Canarias), la Universidad Juan Carlos I (Madrid), junto con otros organismos trabajan desde hace cuatro años en un proyecto dirigido a favorecer la creación artificial de lluvia. La intención es que este proyecto pueda ser aplicado al litoral Mediterráneo español.

El proyecto se basa en un fenómeno llamado “isla de calor“.

El fenómeno isla de calor es una situación que se da en las ciudades. Se produce por la acumulación de calor debido a las inmensas masas de hormigón y alquitran de las ciudades. Tanto este como otros materiales usados en la construcción absorben mucho el calor, lo que eleva. Además las ciudades tienen dificultad para disipar el calor durante la noche. En otras palabras, que las ciudades no se refrescan por la noche como se enfrian las zonas no urbanas.

En las zonas urbanas, los edificios y el asfalto desprenden durante toda la noche el calor que han acumulado durante el día. Esto, además de impedir que la zona se refrigere, provoca unos vientos locales que van desde el exterior de la zona hacia el interior. Como os imaginaréis el fenómeno de la isla de calor es mayor cuanto mayor sea el tamaño de la ciudad.

El proyecto Geshem suma esta teoría a un hecho observado por los científicos de la  NASA durante la década de 1960. En las primeras imágenes enviadas por los satélites artificiales, demostraban un aumento de las nubes y de la lluvia en zonas de entre 25 y  60 kilómetros alrededor de las ciudades; aunque la situación dependía de la dirección y velocidad del viento. Este fenómeno lo atribuyeron a un aumento de la temperatura del aire, que daba lugar a unas corrientes ascendentes que arrastran el vapor  hacia arriba, condensándose al llegar a capas más altas y más frías. Estas  zonas se  conocen como “islas de calor”

Imitando este fenómeno, el método de “oscurecimiento del suelo” se basa en utilizar materiales que sean capaces de absorber el calor, cubriendo con ellos una superficie de dos kilómetros cuadrados para producir una “isla de calor” que permita lograr la lluvia.

Para desarrollar este tipo de proyectos es necesario hacerlo en una zona  de gran evaporación que no esté muy alejada de la costa, de calor intenso, brisa constante y humedad relativa muy alta. Para más información: http://www.ucm.es/info/diciex/proyectos/agua/Atmosfera_central.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conocimiento del Medio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s