La Edad Moderna: Siglo XVII

El siglo XVII se caracteriza por el absolutismo, que es un sistema de gobierno en el que el rey es considerado como un representante de Dios en la Tierra; por lo tanto todos los poderes recaen sobre él y este no deba rendir cuentas ante nadie. Este gobierno se apoyaba en una amplia burocracia, un ejército profesional y en un control de la economía y las formas de pensar.  

XVII: Absolutismo y Barroco

La política económica de los reyes absolutistas fue proteccionista. El gobierno otorgaba privilegios aduaneros, bajaba impuestos a las compañias protegidas; mientras que al resto de empresas les obligaba a pagar impuestos extra. De esta manera se crearon monopolios y compañías comerciales protegidas.

Se unificaron los feudos, se transformó también la vida cotidiana. Las ciudades crecieron en población y se convirtieron en centros de cultura y poder al crecer en población e importancia. Se establecio una ciudad que sería la capital donde habitaban el rey y su corte.

Los impuestos se centralizaron y aparecen las monedas nacionales. Esto hizo que los campesinos, que antes pagaban sus impuestos con mercancías o trabajo, tuvieran que pagar al rey con dinero. Por ello, muchos de ellos abandonaron sus tierras y se instalaron en las ciudades para ganar dinero. Este proceso dio origen a los asalariados, personas que trabajan para percibir dinero y cambiarlo por bienes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conocimiento del Medio y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s