Las 12 uvas.

Hoy muchos blogs entrarán en wikipedia (las doce uvas) y tras leer un par de parrafos le darán a “copiar y pegar”. Al final tendremos cientos de blogs “expertos” sobre el origen de las 12 uvas. ¡Voy a hacer lo mismo! Así seré tan listo como los demás, ¿o, no?

Aunque pensándolo mejor, voy a tener un pequeño rasgo de dignidad y voy a buscar un poco más.

Artículos de los periódicos de la época, que como imaginaréis los he copiado de la red. (En internet hay cuatro listos y cien mil listillos)

Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante, a lo que el periódico replica: Y fuera de que la costumbre no es madrileña, ni las uvas doce, sino tres, por lo general
(Gedeón, 14-1-1897, pág. 3)

Las Uvas Milagrosas. Para obtener la dicha durante un año entero es preciso comer doce uvas el 31 de diciembre, al sonar la primera campanada de las doce de la noche. Dicho se está que la baratura del artículo coloca el amuleto al alcance de todas las fortunas, y por consiguiente, son contadas las personas que dejan de verificar la sencilla y grata operación.
(El Imparcial, 31-12-1897, pág. 1)

Todos decimos lo mismo, y cuando llega la noche de San Silvestre, nos proveemos de estrechos para damas y caballeros, compramos doce uvas por barba y nos disponemos a comerlas (una por cada campanada de las 12), en compañía de la dama, con quién hayamos salido estrechados.
(La Opinión de Tenerife, 9-1-1903, pág. 1)

Y, a propósito de supersticiones, ¿no es admirable la rapidez con que se propagan? Hay escritores que llaman ya tradicional a una costumbre importada del extranjero hace muy pocos años por algunas familias aristocráticas, y acogida con burlona seriedad por la clase media y el pueblo, y que aprovechan los fruteros para revender las uvas por docenas, comprándolas a cestos, que toda costumbre supersticiosa es productiva para los especuladores que ven claro.
(La Ilustración Española, 8-1-1907, pág. 6)

Sé que hay muchas personas que se toman a chacota esto de las uvas; creen que es una inocentada eso de comerse doce uvas a las doce de la noche del último día del año; pero yo de mi sé decir, que desde hace catorce o dieciséis años que vengo observando la supersticiosa costumbre, todo me sale mal, sin que haya reflexión humana que me convenza de que si no comiera las uvas, me saldría todo mucho peor si es posible. 
(Nuevo Mundo, 2-1-1908, pág. 21)

La más vulgarizada consiste en comer doce uvas al sonar las doce campanadas que marcan el fin del año. Esas uvas deben ser negras. Y en modo alguno debe beberse con ellas champagne. El champagne es, en esa noche, de malísimo augurio. En cambio el vino tinto añejo es inestimable conjurador de desdichas. 
(Nuevo Mundo, 7-1-1909, pág. 34)

Aquí, como en Francia, de donde se ha traducido la costumbre, se comen doce uvas, ni una más ni una menos. 
(El Imparcial, 5-1-1913, pág. 3)

La dirección de la Brasserie del Palace Hotel ha organizado para el 31 del actual un gran baile de máscara de despedida del año. Las clásicas uvas de las doce de la noche serán ofrecidas a todos los concurrentes.” / “UVAS para último de año. Gran exposición en artísticas cestas y cajas con doce uvas. Barquillo, 12, Muñoz. Frutería, teléfono 558.
(El Imparcial, 30-12-1914, pág. 6)

La fiesta de las uvas se implantó en Madrid hacia 1880 y en principio era sólo patrimonio de la gente potentada (…) las 12 uvas tomadas al compás de las 12 campanadas, nos llegó por la vía francesa. 
(Los Sitios, 2-1-1945, pág. 2)

Esta entrada fue publicada en Conocimiento del Medio, Lengua y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las 12 uvas.

  1. eloviparo dijo:

    Siento que hayas pasado un mal año, este será bueno. Te deseo un buen 2010. Disfruta de los tuyos y golfea todo lo que puedas.
    Sobre las uvas no te digo nada porque sé solo lo que he leido. Yo creo que me tomaría una blanca y una negra… por eso del rollo “Yin-Yan”.

  2. José Miguel dijo:

    Curiosa recopilación, en mi caso para esta noche tengo uvas blancas y negras y no sé de cual tomarlas, ya que peor año que he tenido en el 2009 el siguiente no podrá serlo . Toquemos madera y tomemos las uvas blancas, por si acaso.

    Ovíparo,… Felíz 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s