El turco: La máquina del ajedrez.

“El turco” fue una máquina del siglo XVIII que, con trampa, era capaz de jugar sola al ajedrez.

En 1769  el ingeniero húngaro Wolfgang von Kempelen construyó una máquina que jugaba al ajedrez de manera autónoma. El mecanismo era capaz de ganar a los mejores jugadores de su tiempo utilizando estrategias y desplegando un juego de altísimo nivel.

El mecanismo era muy espectacular para la época. Una figura de un turco de tamaño natural sentado ante una caja de 1 m ó 1,20 m de largo por 80 cm de alto sobre la que estaba colocado un tablero de ajedrez. El cuerpo del turco estaba articulado y de manera automática hacía los movimientos de las piezas sobre el tablero utilizando sus propios brazos.

Archivo:Tuerkischer schachspieler windisch4.jpg

El mecanismo se hizo muy famoso en su época. Wolfgang von Kempelen era consejero de la corte de Viena y además un excelente ajedrecista, que acostumbraba a jugar con la emperatriz de Austria María Teresa. Así que dada la condición del inventor facilitó que el invento fuera invitado a los círculos de poder y la realeza de la época. Reyes y líderes militares como Napoleón Bonaparte, el emperador Jose II o la zarina Catalina II jugaron contra “el turco” y todos fueron derrotados. 

Famosa es la derrota del emperador Napoleón que, después de tres partidas perdidas, perdió el dominio de sí mismo y acabo tirando las piezas del tablero.

Pero todo era una trampa. La máquina escondía dentro al famoso campeón austriaco de ajedrez Johann Allgaier. Este era el encargado de mover el mecanismo pseudoautomata.

Kempelen antes de cada partida mostraba el interior del ajedrecista, sus poleas y engranajes. Además abría la caja que hacía de mesa y mostraba un complicado mecanismo que era el encargado de pensar las jugadas. 

La máquina contaba con un doble fondo en el que se alojaba, el experto ajedrecista que movía las extremidades de la figura. Dentro de la cabina se encontraba un tablero de ajedrez secundario, que el operador usaba para seguir el juego. El fondo del tablero principal tenía un resorte bajo cada escaque y cada pieza contenía un imán. Este intrincado sistema permitía al operador saber qué pieza había sido movida y dónde. El operador hacía su movimiento mediante un mecanismo que podía encajarse en el tablero secundario, indicando al maniquí dónde mover.

En 1784  Johann Nepomuk Maelzel (inventor del metronomo) intenta comprarle a Kempelen la máquina por 20.000 francos. Sin embargo, tendría que esperar hasta la muerte de Kempelen (1804)para que su hijo se la vendiera, pero esta vez por la mitad de precio. Tras adquirir la máquina, Nepomuk tuvo que aprender su funcionamiento y en 1809 llegó a jugar contra el propio Napoleón Bonaparte. El cual, por cierto, intento hacer trampa por dos veces durante la partida. Al final, Napoleón perdió.

Edgar Allan Poe escribió en su novela, el escarabajo de oro, de manera minuciosa, como era una partida contra el automata:

«A la hora fijada para la representación, se descorre una cortina o se abren dos puertas batientes, y se introduce la máquina sobre ruedas hasta que se encuentra a unos seis metros de los espectadores; entre estos y la máquina se tiende una cuerda de separación. Lo que se ve es una figura ataviada al estilo turco, sentada, y con las piernas cruzadas, frente a un cajón aparentemente construido en madera de arce, que sirve como mesa.

»El maestro de ceremonias, si se le pide, hará rodar la máquina hacia cualquier parte de la sala, situándolo finalmente en un punto determinado, pero incluso puede moverlo de un lado a otro repetidamente a medida que avanza la partida.

»La base de la caja se halla elevada a cierta altura por encima del suelo por medio de ruedecillas o rodillos metálicos sobre los que se mueve, de modo que hay un amplio espacio inmediato bajo el autómata que permanece completamente a la vista del público. La silla sobre la que está sentada el muñeco se halla fijada a la caja. En la parte superior de esta se encuentra el tablero, también fijo.

»El brazo derecho del jugador está extendido completamente hacia delante, en ángulo recto respecto a su cuerpo, y descansa, en una postura aparentemente descuidada, al lado del tablero. El dorso de la mano está hacia arriba. El tablero en concreto mide 45 centímetros cuadrados. El brazo izquierdo del muñeco está doblado por el codo y en la mano izquierda tiene una pipa [que Maelzel retiraba justo antes de empezar la partida].

»Una túnica verde oculta la espalda del Turco y cae parcialmente por la parte delantera, sobre ambos hombros. A juzgar por la apariencia externa de la caja, esta se halla dividida en cinco compartimentos: tres armarios superiores exactamente iguales y dos cajones que ocupan la base del arcón, bajo los tres armarios». (El rival de Prometeo)

Posteriormente tendría varios dueños más y ninguno de ellos reveló el secreto. Al final en 1854 se quemó durante el incendio del museo Peale de Baltimore. Se calcula que durante esos años por lo menos 15 ajedrecistas fueron la cabeza pensante del automata.

De todo lo que he leido me quedo con las agallas del inventor de este artilugio para presentarse delante de Napoleón y venderle este engaño. Hay que recordar que si Napoleón le llega a pillar va directo a la muerte. ¡Hay tener agallas! por no decir otra cosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ajedrez y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a El turco: La máquina del ajedrez.

  1. eloviparo dijo:

    Tiene razón y no se como se me pudo escapar. En cualquier caso, gracias por el comentario y ya está hecha la modificación.
    Por cierto, Nepomuk sí intentó comprar la maquina a Kempelen, pero esta no se la vendió.

  2. KathydidM dijo:

    existe un error, la maquina de ajedrez nunca fue vendida por kempelen, este muere en 1804, y luego de su muerte, su hijo Karl, la vende a Johann Nepomuk Mälzel por 10 mil francos… Recomiendo mucho el libro “la maquina de ajedrez” de Robert Löhr el cual estoy segura que les encantará!

  3. eloviparo dijo:

    Me gusta que te encante y a la vez te aburra. Lo único que so sé con cual quedarme.

  4. DAVID GAONA dijo:

    El texto me aparecido chulo

  5. Ronaldo dijo:

    Me ha gustado este archivo, también me gusta el ajedrez

  6. javier dijo:

    Ha estado muy interesante pero lo de la máquina no lo he entendido muy bien

  7. Sara dijo:

    A mí me ha gustado mucho el texto era muy interesante un poco largo pero da igual.
    ¡Ha estado muy bien!

  8. Celia dijo:

    A mi me ha gustado mucho el texto aunque muy largo pero hombre. muy bien.

  9. Celia dijo:

    A mi me ha gustado mucho el texto aunque muy largo pero hombre muy bien.

  10. Maria dijo:

    Me ha encantado. Pero es que es un poco aburrido.
    haber si poneis algo más.

  11. Borja L dijo:

    Hola me gusta el ajedrez , también me ha gusta este archivo del ajedrez ,me gustaría señor que publicara un juego de ajedrez

  12. Marieta dijo:

    Aunque el texto es un poco largo la historia es muy chula y me parece algo raro que no se dieran cuenta.
    Pero me ha encantado

  13. cristiano ronaldo dijo:

    Me ha gustado mucho se jugó la vida ante napoleon tiene agallas

  14. Demi Lovato dijo:

    Me ha encantado pero el señor era muy tranposo. Era muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s